2 comments


 

 

“(…)

Nos empujan a esa lucha; no hay más remedio que prepararla y decidirse a emprenderla.

Los comienzos no serán fáciles; serán sumamente difíciles. Toda la capacidad de represión, toda la capacidad de brutalidad y demagogia de las oligarquías se pondrá al servicio de su causa. Nuestra misión, en la primera hora, es la de sobrevivir, después actuará el ejemplo perenne de la guerrilla realizando la propaganda armada en la acepción vietnamita de la frase, vale decir, la propaganda de los tiros, de los combates que se ganan o se pierden, pero se dan, contra los enemigos. La gran enseñanza de la invencibilidad de la guerrilla prendiendo en las masas de los desposeídos. La galvanización del espíritu nacional, la preparación para tareas más duras, para resistir represiones más violentas.

El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal.

Hay que llevar la guerra hasta donde el enemigo la lleve: a su casa, a sus lugares de diversión, hacerla total. Hay que impedirle tener un minuto de tranquilidad, un minuto de sosiego fuera de sus cuarteles, y aun dentro de los mismos: atacarlo dondequiera que se encuentre; hacerlo sentir una fiera acosada por cada lugar que transite. Entonces su moral irá decayendo. Se hará más bestial todavía, pero se notaran los signos del decaimiento que asoma.

Y que se desarrolle un verdadero internacionalismo proletario, con ejércitos proletarios internacionales, donde la bandera bajo la que se luche sea la causa sagrada de la redención de la humanidad, de tal modo que morir bajo las enseñas de Vietnam, de Venezuela, de Guatemala, de Laos, de Guinea, de Colombia, de Bolivia, de Brasil, para citar solo los escenarios actuales de la lucha armada, sea igualmente gloriosa y apetecible para un americano, un asiático, un africano, y aun, un europeo.

(…)”

 

Mensaje a los pueblos del mundo a través de la Tricontinental (1967) – Ernesto Che Guevara

 

 

 

REVOLUCION EN LA INDIA – La esperanza naxalita para los oprimidos del mundo


 

 

 

 

 

 

 

 

 

“(…)

UNA BREVE APROXIMACION HISTORICA

Cada civilización histórica, con un modo de producción determinado, ha tenido unas ciertas drogas legales y otras ilegales.

Se denominan drogas legales a las que se ajustan a la Superestructura ideológica y jurídica de un modo de producción determinado. Y se denominan drogas ilegales a las que teóricamente no se ajustan a esa Superestructura. Tanto las unas como las otras son fuentes de riqueza para la minoría que controla la fabricación y comercialización de ambos tipos de droga.

Así, según el momento histórica, drogas legales pueden ser el alcohol, el peyote, la amanita muskaria y la coca. Y también según el momento, drogas ilegales pueden ser el alcohol, las drogas obtenidas por síntesis químicas, la heroína, etc.

Así pues, lo que en última instancia determina la caracterización de una droga como legal o ilegal es la utilización que hace de ella una minoría que domina el poder económico siendo esta la base real sobre la que se levanta el poder político.

(…)

LA DROGA

Se puede considerar como droga la sustancia solida, liquida o gaseosa, que introducida en el cuerpo de una persona altera sus constantes vitales. La alteración es de diferente grado según el tipo concreto de droga. Así mismo, la introducción de dichas sustancias se realiza por diferentes motivos. La herencia de los aparatos ideológicos por parte de las nuevas generaciones de una sociedad determinada y la admisión en ese aparato ideológico de nuevos tipos de drogas, suelen ser motivo del consumo legal de drogas. El rechazo a un modelo político y económico determinado, la falta de una forma política adecuada, suelen ser algunos motivos de consumo ilegal de drogas.  La introducción de droga en el organismo, en cantidades variables según el tipo de droga concreto, tiene la característica de despreocupar al individuo de los problemas de una sociedad determinada, de aislar al individuo de un proceso social determinado.

Tanto la droga legal como la ilegal proporcionan grandes beneficios a la burguesía que controla su fabricación y su distribución. Eso sin contar lo principal: la utilización política que hacen de los dos tipos de droga, principalmente la ilegal.

VISION POLITICA DE LA DROGA

En todas las fases de desarrollo de la sociedad y particularmente en nuestro modo de producción capitalista, hay un sector de la sociedad que recurre a las drogas ilegales, o a la utilización de las legales al máximo, para intentar escapar u olvidar su condición social. Estos sectores suelen pertenecer a la clase obrera y capas populares.  Así mismo suelen ser sectores juveniles.

(…)

Así pues, dos primeras utilizaciones de la droga serian: la de aumentar la explotación en sentido directo y la de encauzar el posible descontento de los sectores oprimidos para que no degenere en conflicto social.

(…)

Y así nos encontramos en Euskadi, en un proceso revolucionario concreto.  Los objetivos del Movimiento de Liberacion Nacional y Social Vasco, la construcción de una Euskadi Independiente, Socialista, Reunificada y Euskaldun, son profundamente contrarios a los intereses de la Oligarquía estatal y de la llamada “burguesía vasca”. Ante el avance de los diferentes frentes de la revolución vasca, el poder responde de diversas maneras. Ofensiva económica, intoxicación ideológica, represión policial e introducción de droga, se combinan en los ataques del enemigo.

(…)

No es casualidad que localidades combativas y estratégicas como Orereta, Bermeo, Donostia, Bilbo, Iruñea aparezcan inundadas de droga, ya sea la blanda (marihuana) o la dura (heroína). Esta introducción tiene dos efectos inmediatos:

Por un  lado, la policía política del Estado español y la mafia que controla este trafico, saben que se va a a encontrar con el campo abonado: Euskadi Sur, país industrial con fuerte concentración urbana y desigualdades sociales. La existencia de la lacra del paro y de una juventud mas o menos combativa y contestataria, que viven en un país en lucha, y q   ue pueden pensar que consumiendo droga ilegal se están enfrentando al sistema, cuando en realidad lo están reforzando.

Por otro lado la introducción de droga ,al cabo de cierto tiempo, tiene como consecuencia, y objeto, la despreocupación de este sector popular, jóvenes sobre todo, del proceso de liberación nacional y social vasco. No les interesan los revolucionarios, prefieren a drogadictos y pasotas.(…)

Despues podemos teer un ejemplo mas de la doble moral burguesa. La Oligarquia estatal, los militares pueden permitir el lujo de criticar en abstracto a la droga por los males físicos y morales que ocasiona, y a la vez ser ellos los que la introducen por conveniencia política.”

 

Manual ideologico – Jarrai

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

2 responses to “

Subscribe to comments with RSS.

  1. Pingback-a: Aurrera langileria

  2. Pingback-a: Aurrera langileria

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: