3 comments


Erlijiorik EZ!

 

 

 

“(…)

Rumores de pogrom recorrieron la ciudad. Llegaron también a las casuchas de los  judíos, pequeñas, bajitas, con ventanas torcidas, amontonadas desordenadamente sobre el sucio talud que descendía hasta el río. En aquellos cajones con nombre de casas vivían, como sardinas en lata, los judíos pobres. En la imprenta, en que llevaba ya más de un año trabajando Seriozha Bruszhak, los cajistas y demás obreros eran judíos. Seriozha les había tomado cariño, como si fueran parientes suyos. Todos ellos se mantenían en unida familia frente al patrono, el cebado y fatuo señor  Blumstein. Entre el patrono y los obreros de la imprenta se desarrollaba una lucha continua. Blumstein trataba de sacarles todo el jugo posible y de pagarles cuanto menos mejor, y más de una vez, por estas razones, se cerraba la imprenta por dos o tres semanas, al declararse los obreros en huelga. Trabajaban allí, en total, catorce hombres. Seriozha, que era el más joven de todos ellos, se pasaba doce horas diarias dando vueltas al volante de la máquina de imprimir.

Aquel día, Seriozha percatóse de la inquietud de los obreros. Los últimos meses, preñados de alarma, la imprenta trabajaba de pedido en pedido. Imprimían los llamamientos del “atamán supremo”. Méndel, un cajista tuberculoso, llamó aparte a Seriozha. Fijando en él sus ojos tristes, le dijo:

-¿Sabes que va a haber pogrom en la ciudad?

Seriozha le miró asombrado:

-No, no lo sabía.

Méndel puso su mano seca y amarilla en el hombro de Seriozha y le dijo confiado, como un padre a un hijo:

– Habrá pogrom, es un hecho. Van a asesinar a los judíos. Y yo te pregunto: ¿quieres ayudar a tus camaradas en esta desgracia, o no?

-Naturalmente que quiero, si puedo. Habla Méndel.

(…)

El acaudalado Fux había huido de la ciudad el día anterior, en unión de su mujer e hijas, dejando en la casa, para que cuidara de sus bienes, a la sirvienta Riva, muchacha apacible y tímida, de diecinueve años de edad. Para que no tuviera miedo en el piso vacío, Fux le propuso que se trajera a sus ancianos padres y que vivieran allí los tres hasta su regreso. El astuto comerciante tranquilizó a Riva, que se oponía débilmente, diciéndole que quizás no hubiera pogrom, pues ¿qué iban a quitarles a los pobres? Y cuando él volviese, le regalaría un corte de vestido. Los tres prestaban oído con la esperanza torturante de que quizás pasasen de largo; podía ser que se hubieran equivocado; podía también ocurrir que aquellos hombres no se hubiesen detenido junto a su casa y que, simplemente, fueran figuraciones suyas. Pero, como refutando tales esperanzas, unos golpes sordos resonaron en la puerta de la tienda. El viejo Péisaj, llena de hebras de plata la cabeza y con ojos azules, infantiles y asustados, susurraba una oración junto a la puerta que conducía a la tienda. Rogaba al todopoderoso Jehová con toda la pasión de un fanático convencido. Le imploraba que impidiera la desgracia que se cernía sobre aquel hogar. La vieja, que se encontraba a su lado, no oyó al principio, por el susurro de la oración, el ruido de los pasos que se acercaban. Riva se escondió tras el aparador de roble, en la habitación más apartada. El golpe sonoro y brutal en la puerta repercutió con temblor convulsivo en el cuerpo de los viejos.(…)

Al salir de la habitación, Palianitsia, sin mirar a Salomiga, que ya había empuñado la manija, le detuvo:

-No vayas, se ha asfixiado: la tapé un poco con la almohada -y pasando por encima del cadáver de Péisaj, pisó el líquido oscuro y viscoso.

(…)

Muchos no olvidarán nunca aquellas dos noches y tres días terribles. ¡Cuántas vidas truncadas y destruidas, cuántas cabezas jóvenes se cubrieron de canas en aquellas horas sangrientas, cuántas lágrimas vertidas! Y no se sabe si fueron más felices los que quedaron vivos con el alma desgarrada, con la espantosa tortura de la vergüenza y de las mofas imborrables, con la pena, imposible de describir, con la amargura por la irreparable pérdida de los seres queridos. Indiferentes a todo, hacia atrás las engarfiadas manos, yacían en los angostos callejones jóvenes cuerpos de muchachas torturadas, maltrechas, destrozadas.

Tan sólo junto al río, en casa del herrero Naúm, los chacales, que se lanzaron sobre su  joven mujer, Sara, encontraron una resistencia desesperada. El herrero, atlético, rebosante del vigor de los veinticuatro años y con músculos de acero, no entregó a su compañera. En una pelea breve y terrible, en la casucha, volaron como dos sandías podridas las cabezas de dos hombres de Petliura. Imponente en su ira de hombre desesperado, el herrero defendió con furia su vida y la de Sara, y por largo rato restallaron los secos estampidos de los disparos junto al río, adonde habían acudido los hombres de Gólub al olfatear el peligro. Cuando se le acabaron las municiones, Naúm mató a Sara con la última bala y lanzóse al encuentro de la muerte con la bayoneta en ristre. Cayó, segado por la granizada de plomo, en el primer peldaño, aplastando la tierra con su cuerpo poderoso.

En caballos cebados aparecieron en la ciudad los kulaks de las aldeas cercanas, cargaron sus carros con aquello que más les gustó y, acompañados de sus hijos y de los familiares que tenían en el destacamento de Gólub, apresuráronse para hacer dos o tres viajes.

Seriozha Bruszhak, que en unión de su padre había ocultado en el sótano y en la  buhardilla a la mitad de sus camaradas de la imprenta, regresaba a su patio, a través del huerto, cuando vio a un hombre que corría por la carretera. Un viejo judío, vestido con levita remendada y de largos faldones, corría jadeante, con el rostro lívido por el terror, agitando las manos. Detrás, dándole alcance rápidamente e inclinándose para asestar el golpe, volaba un hombre de Petliura montado en un caballo gris. Al oír a sus espaldas el resonar de los cascos del bruto, el viejo alzó las manos como defendiéndose. Seriozha se lanzó impetuoso a la carretera, abalanzóse hacia el caballo y cubrió al viejo con su propio cuerpo.

-¡No le toques, bandido, perro!

El jinete, no queriendo detener el sablazo, golpeó de plano la rubia cabeza del joven.”

 

Asi Se Templo El Acero – Nikolai Ostrovski

 

 

 

 

 

 

 

Erlijioa gizakien berezitasuna da. Antropologoentzat duen erakargarritasuna alde batera utziz, egungo gizartean alienazio kapitalistaren beste aurpegi bat baino ez da. Klase zapaltzaileak bere diktadura bermatzeko erabiltzen duen gainegituraren, oinarri ekonomiko jakin batean eraikitzen den gainegitura ideologikoaren parte da. Bere helburua gizakia mundu materialaren ezbeharretatik urruntzea, ezbehar horien benetako zergaitiak (gizarte egitura horren barnean daudenak) aldatzeko borrokatik urruntzea eta hauek bidezkotzea.

Antzinako gizarte tribalen (klaserik gabekoak) erlijioen funtsa heriotzaren aurrean izandako ezjakintasuna eta honi erantzun bat emateako beharra zen. Hots, garaiko gizakien ikuskeraren isla besterik ez, “Divinitateak” naturaren aurpegi ezberdinen irudikapenak dira, baina baita ere giza-harremanen isla. Ondorioz, jabetza pribatua agertu eta honek eragindako eraldaketak gizartean hauen bilakaeran eragina izan zuen. Lanaren araberako gizarte-zatitzearen ondorioz, aberastasun iturri ziren abereak gizonen ondasuna ziren. Honek amatasun-eskubideko ondorengotzarekin amaitu eta patriakatuari bidea ireki zion. Greziako mitologian Apolo da aurreko sinismen matriakazaleak deuseztatu eta patriarkatua bidezkotzeko papera egitea tokatzen zaiona. Eta klaseen izaera areagotzen zen einean monogamia ezarri zen, jabetzak babesteko asmotan.  Judaismoa da honen aldarrikapen zakarra egiten duen egun irauten duen erlijio nagusia. Eta baita honengandik eratorritako Kristautasuna eta Islam-a, noski.

Honen harira, erlijio hauek beren gainegitura ideologikoaren ikurtzat hartu dituzten klase zapaltzaileen arteko borrokak (egun jarraitzen duena) ondare latza utzi du herri ezberdinen irudizko pentsakeran. Hala nola, antisemitismoa. Badira diotenak kristautasunaren sorrera erromatar Inperioaren asmakizuna dela, judaismoaren zabaltzearen aurkakoa. Batek daki. Baina ez da harritzekoa ondoren ikusi diren kristautasunaren barneko borrokak, klase zapaltzaile edo honetara iritsi nahi zuten erdi-mailakoak beren doktrina propioak asmatzen eta hauen izenean egin dituzten gerra guztiak ikusirik. Eta zer esanik ez Islam-ari buruz, Mahoma proto-burgesa hil zenean Arabiar penintsula osoa konkistatua zuen eta.

Nahiz eta gizarte burgesak “aurrerakoia” dela harropuzkeriaz esaten duen, kaka guzti hau bere zapalkuntzaren aurkako amorrua desbideratzeko eta gehien gorroto dituen etsaiak erasotzeko, marxista-leninstak erasotzeko, oraindik erabiltzen duen gauza da. Anti-semitismoaz arituko gara. XX. mendearen hasieran errusiar Inperiko Zar-aren polizia sekretuak (Ojrana-k) argitaratutako liburuxkan, erlijio judutarra, masoneria eta nola ez, marxismoa, munduaren jabe izateko azpilanaren errudun seinalatzen zituen.  Hau txobinismoa eta beren zapalkuntza estaltzeko gorroto sektarioa bultzatzeaz gain, langileriaren ideologia hilezkorra erasotzea zuen helburu.

Ez da inolako kasualitatea XX. mendeko faxismoak, diktadura burgesaren molde militarizatua besterik ez den kapitalaren tresnak, ideologikoki gizarte burgesaren tarak era areagotuan plazatzen duen pentsakera besterik ez denak, bere oinarriak finkatzeko erabili izana. Batez ere Germanian: Mein Kampj famatu hori honen kopia besterik ez da.

“Confiaba en lo convincente de sus argumentos, que le parecían evidentes: que la historia del mundo no era la historia da lucha de clases, sino de razas; que el avance de las condiciones de vida de los trabajadores era posible solo por la abrogación del Tratado de Versalles y la conquista del “espacio vital”; que las raíces de todas las injusticias sociales residían en el “arrendamiento rústico” y que este era un invento judío, como todas las desgracias del mundo, cuyo máximo ejemplo eran el marxismo y el Estado soviético.

Era exactamente la argumentación que los mecenas de Hitler, como el magnate Ruhr Kirdorf, consideraban admisible.”

 

Clase obrera y fascismo– Kurt Gossweiller

 

Honela hobeto uler dezakegu hasiera batean burgesia-industrial germaniarrarentzat ezklabu lantegiak ziren  kontzentrazio-eremuak, bere klase-etsai ausartenak akabatzeko eta “judutarren” aurkako erahillketa masiboak egiteko gunean bihurtu izana.

“(…)Esta realidad, del terror inicuo que los nazis practicaban en la Unión Soviética, contra el primer país socialista, contra los comunistas, es sistemáticamente ocultado o minimizado en la literatura burguesa. Este silencio tiene un fin preciso. A las personas ignorantes de los crímenes monstruosos cometidos contra los soviéticos, se les puede fácilmente hacer avalar la idea de que Stalin fue también un «dictador» comparable a Hitler. La burguesía escamotea el verdadero genocidio anticomunista para poder fijar más libremente lo que tiene en común con el nazismo: el odio irracional hacia el comunismo, el odio de clase hacia el socialismo. Y para ocultar el mayor genocidio de la Segunda Guerra mundial, la burguesía saca exclusivamente a la luz otro genocidio, el de los judíos. (…)

 Los nazis pregonaban desde hacía largos años su odio contra el «judeo-bolchevismo», el bolchevismo era según ellos la peor invención judía. La resistencia feroz de los bolcheviques impedía a los hitlerianos acabar con su enemigo principal. Entonces desviaron sus frustraciones contra los judíos, que exterminaron en un movimientode venganza ciega.

 Como la gran burguesía judía era conciliadora hacia el Estado hitleriano -y en ciertos casos hasta cómplices- la mayoría de los judíos se dejaron detener con resignación por sus verdugos. Pero los judíos comunistas, que se movían por un espíritu internacionalista, combatieron con las armas en la mano a los nazis arrastrado a una parte de la izquierda judía hacia la resistencia. La gran masa de los judíos pobres fue gaseada. Pero muchos ricos consiguieron saltar hacia Estados Unidos. Después de la guerra se pusieron al servicio del imperialismo americano y de Israel, su cabeza de puente hacia el Medio Oriente. Hablan con profusión del holocausto de los judíos, pero bajo una óptica pro-israelita; al mismo tiempo, dan libre curso a sus sentimientos anti-comunistas, insultando de ese modo la memoria de los judíos comunistas que se enfrentaron realmente a los nazis.(…)

Remarquemos en el pasaje que Hitler había metido estos «treinta millones de víctimas» sobre la cuenta de… Lenin. En efecto, esta mentira escandalosa figura ya en el Mein Kampf, escrito en 1926, ¡mucho antes de la colectivización y la depuración! Atacando a los judío-bolcheviques, Hitler escribe: «Con una ferocidad fanática, el judío ha matado en Rusia poco más o menos treinta millones de hombres, a veces bajo torturas atroces.(…)»”

 

Otra mirada sobre Stalin – Ludo Martens

 

Herrialde guztietako langileriak inoiz izan duen Armada Gorri loriatsuak asmetsgaizto honekin amaitu ostean (nahiz eta inperialistek Europako mendebaldea burgesiaren eskuetan mantentzea lortu, faxismo franquista eta guzti), potentzia inperialista nagusiak, burgesia inperialista anglosaxoiak, AEB-k batik bat, txobinista judutar batzuen ideologian Ekialde Ertainan beren asmo azpiratzaileak ezartzeko aukera ikusi zuen. Eta honela sortu zen Israel.

Sionismoa: egun Giza Eskubideen aldarrikatzaileen jarduna inperialisten nahietara dantzatzea dela agerian uzten duena, erlijio batean oinarritutako Estatu faxistari gorputza ematen dion ideologia burgesa, inperialismo yanki-aren laguntzaz makineria genozida kapitalista era ankerrean palestinar eta bestelako arabiarren aurka erabiltzea bidezkotzen duena. Baina ez pentsa ultra-judutarren artean arrazismorik ez dagoenik (auzo banandu eta guzti).

Egitura zapaltzaile kapitalistarekin amaitu nahi baldin bada, honek sortutako bereizketekin eta arabiar langileen eta gainontzeko herrien elkartasunaz berdintasunezko etorkizuna eraiki nahi bada, beharrezkoa da klase jabeen nahietara moldatzen diren erlijioak alde batera utzi eta langileriaren interesak ordezkatzen dituen, honen egiteko Historikoaren hutsezinezko gida den marxismo-leninismoa bereganatzea eta Iraultza Sozialistaren bitartez aro berri bati hasiera ematea, bai palestinarren bai hebreoen edota bestelako herrien artean.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

3 responses to “

Subscribe to comments with RSS.

  1. Pingback-a: Aurrera langileria

  2. Pingback-a: Aurrera langileria

  3. Pingback-a: Aurrera langileria

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: